Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8/01/07

Este simpático pato, que vemos en la foto adjunta, era pequeño, gordo y excéntrico. Era amigo de otros animales y también de muchos seres humanos. La niña que lo criaba le había puesto por nombre Lionel.Una tarde lo encontraron muy golpeado y ensangrentado, tratando desesperadamente de entrar a la casa por la puertecilla del perro para ponerse a salvo. Pero el pobre pato estaba demasiado débil para seguir arrastrando su maltrecho cuerpecito. Al vernos dejo de debatirse y se desplomó en el suelo, con las alas extendidas y la cabeza colgando de un lado.
Lo envolvimos con una manta y corrimos a ver al veterinario. Por desgracia, cuando llegamos había perdido ya mucha sangre y cayo en agonía. Minutos después se fue de este mundo.
Nunca se supo quien o quienes lo golpearon con tanta maldad y odio, Días después alguien dijo haber visto a un grupo de jóvenes con bates de béisbol que huían del jardín o patio trasero de la casa donde vivía el pato lionel.

Los padres de la niña que cuidaba con tanto amor al pato tenían una tienda muy concurrida por personas del pueblo donde Vivian y de otros pueblos cercanos. Allí muchas personas conocieron a este simpático pato, quien solía pasearse y mantener contacto con las diversas personas que se le cruzaban.

La noticia de la muerte del pato lionel consternó a los clientes de la tienda. Uno de ellos reaccionó con total desconsuelo. Era un hombre mayor que, cuando iba a hacer sus compras de la semana, le daba a lionel una rebanada de pan o un bizcocho que siempre llevaba en el bolsillo para él. El anciano se sentaba en una banca fuera de la tienda, y el pato corría gustoso a recibir el regalo; se echaba a comerlo junto con su amigo, se acicalaba las plumas y “asentía” a todo lo que el buen hombre le decía. Así pasaban una hora todas las semanas, charlando y disfrutando de su mutua compañía.

Cuando se entero de la muerte de lionel, el anciano se sentó en la banca y dejó que las lagrimas corrieran libremente por sus mejillas. Dos semanas después falleció el anciano.

Los amigos de la escuela de la niña que cuidaba al pato se sintieron tristes y recordaban cuando el pato lionel caminaba contorneándose alrededor de ellos, soltaba alegres graznidos y los dejaba acariciar sus suaves plumas mientras esperaban el autobús. Y los chicos reían encantados cuando el pato les pasaba el pico por piernas y brazos, provocándoles cosquillas.

El pato lionel no solo tenia amigos humanos, sino otros animales como gallinas de todos colores y a un gallo rojo de vistosa cola azul.

También a lionel le gustaba pasar ratos a solas. Se dirigía a un rincón soleado del jardín. Hacia un hoyo con el pico en el pasto, escondía la cabeza bajo el ala y daba leves graznidos hasta que se quedaba dormido.
Era su lugar favorito, y allí lo enterramos. Y le pusimos una estatua de un pato que fue hecha y obsequiada por una pareja de ancianos que también quisieron a nuestro muy querido pato lionel.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: