Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Vistazo multicultural’ Category

Veamos aqui un antiguo festival llamado «Chawmos»,(1) acogiendo con satisfacción un Año Nuevo en Pakistán. (www.pakistan.gov.pk)

Pakistan es un pais con mas de 210 millones de habitantes. Tiene varios grupos etnicos, donde los 3 principales son: Punjabi (45%), Pashtun (15%), Sindhi (14%) y otros grupos etnicos minoritarios. Asimismo hablan varios lenguajes y los principales son: Punjabi (48%), Sindhi (12%), Saraiki (10%), Pashto (8%), etc.

Tambien es importante conocer que Pakistan tiene fronteras con China, Afganistan, Iran e India. Con este ultimo tienen una rivalidad militar historica y actualmente tanto Pakistan como India tienen bombas atomicas que podrian usarse en alguna guerra.


Chawmos, un festival de la pequeña comunidad de Kalash de Pakistán, es un retrato en contrastes: solemne ritual y baile alegre, segregación de género y flirteo público, unión y aislamiento.

La primera semana de Chawmos (7-14 de diciembre) es solo para las personas de Kalash. Las chicas de Kalash seleccionan sus novios después de algunos rituales. Toda la población permanece en el interior. Se celebra festejando hasta los ancianos, que se sientan en una colina, observando el sol que llega a la órbita, [aclaración necesaria] declara la llegada del Año Nuevo. Los niños suben a la montaña, donde se dividen en niños y niñas, y respectivamente hacen una gran hoguera.

En la segunda semana de Chawmos (15-22 de diciembre), la gente agradece a su Dios con baile y música. Esta parte del festival es pública. Implica mucha música y baile, y el sacrificio de muchas cabras. Se dedica al dios Balimain que se cree que visita de la mítica patria de Kalash, Tsyam (Tsiyam, Tsíam), por la duración de la fiesta. Los sacrificios de alimentos se ofrecen en los santuarios de Jeshtak de los clanes, dedicados a los antepasados.

En Chawmos, las personas impuras y no iniciadas no son admitidas; Deben ser purificados por un agitando una marca de bomberos sobre mujeres y niños y por un ritual de incendios especial para hombres, que involucra a un chamán saludando a las marcas de enebro sobre los hombres. Las «viejas reglas» de los dioses (Devalog, Dewalōk) ya no están en vigor, como es típico para los rituales de fin de año y en los carnavales.

‘El ritual principal de Chawmos tiene lugar en un árbol de toks, un lugar llamado Indra’s Place, «Indrunkot», o «Indréyin». A veces se cree que Indrunkot pertenece al hermano de Baluma, señor del ganado. Los antepasados, impersonados por los niños pequeños (‘puros’) son adorados y ofrecen pan; Se sostienen el uno al otro y forman una cadena y serpiente a través del pueblo.

Los hombres deben dividirse en dos partes: los puros tienen que cantar las canciones bien honradas del pasado, pero los impuros cantan canciones salvajes, apasionadas y obscenas, con un ritmo completamente diferente. Esto está acompañado por un «cambio sexual»: los hombres se visten como mujeres, las mujeres como hombres.

Durante las oraciones de Chawmos, una procesión va a una meseta alta fuera del pueblo en Balangkuru, donde comienza una larga noche de baile. Los festivales continúan durante muchos días más, pasando a diferentes ubicaciones dentro de los valles. Es el más emocionante entre todos los festivales. Las niñas bailan en el clima frío y las nevadas y los niños juegan varios juegos de invierno en el festival. Los turistas rara vez visitan el festival debido a la obstrucción de carreteras y fuertes nevadas.

Su fe se compara a menudo con una antigua forma de hinduismo, pero los orígenes del Kalash son un misterio. Algunos creen que están descendientes de las fuerzas de Alejandro, el Grande; Otros antropólogos sostienen que son migrantes de la cercana Afganistán.

Su religión incorpora tradiciones animistas de la naturaleza de la naturaleza, así como un panteón de los dioses, cuyos miembros en algunos casos se parecen a los dioses védicos de la antigua India. El jefe entre los dioses de Kalash es Balumain, el Señor del Cielo, a quien se dedica el festival.

Para el kalash, la limpieza y la santidad están inextricablemente vinculadas. Las áreas de las aldeas y los valles donde viven se designa «puro», y el acceso a ellos a veces está restringido por género o, primero, puede requerir un baño ritual. El Kalash cree que los lugares y las personas tienen más probabilidades de ser visitados por Balumain solo después de que se haya limpiado y santificado.

Durante el año, las mujeres Kalash deben bañarse y lavarse la ropa y los platos de sus hogares. Durante sus períodos y cuando dan a luz, se quedan en las cabañas de la menstruación. Estos son espacios comunitarios que son el dominio exclusivo de las mujeres, a diferencia de las chozas que se encuentran en otras partes de la región, incluso en Nepal, donde las mujeres se quedan solas y mueren por la exposición y otras causas cada año.

A medida que comienza el Festival de Chawmos cada diciembre, las mujeres participan en un ritual de purificación. Mantenido en un templo, conocido como Jestekan, o en un espacio abierto lejos de sus hogares, las mujeres y las niñas tienen pan que han sido horneados por los miembros de la familia.

Un pariente masculino, luego los ducha con agua, y las olas queman ramas de enebro sobre sus cabezas. Solo entonces las mujeres pueden pasar libremente entre los pueblos y casas del valle para participar en las festividades.

Los hombres muelen la harina en un molino comunitario y hornean sus panes en casa o en el jestekan. Las mujeres se reúnen en una casa de baño, donde lavan sus vestidos de color vibrante y envuelven su cabello en trenzas largas.

Al comienzo de los chawmos, el aire fresco de invierno está lleno del aroma de pan horneado fresco y quema de enebro, y los vecinos se saludan entre sí con canastas de frutas y nueces.

Lo que sigue es 14 días de canción, baile y ceremonia. Un grupo de mujeres, a menudo de la misma familia o clan, formará un círculo y comenzará a cantar y bailar, sus brazos entrelazados y sus ojos medio cerrados en oración. A medida que las mujeres cantan, otras mujeres y hombres se unen al anillo y el círculo crece más y más fuerte.

En los primeros días de la celebración, los jóvenes a menudo encuentran un cónyuge; Las mujeres a menudo hacen el primer movimiento.

«La niña va a la familia del niño tal vez durante unas semanas o un mes y luego, cuando regrese a casa, se casarán», dijo Bibi Jan, una mujer de unos 80. «Nadie más decide, depende de ellos. lo que eligen «.

El baile, así como el coqueteo, se alimenta con el vino de mora con elaboración local. El papel de las mujeres y el consumo de vino en la comunidad contrastan con las costumbres de sus vecinos musulmanes, que a veces asisten a los festivales como turistas.

«La forma en que adoran y la forma en que los hombres y las mujeres se casan, y simplemente interactúan en general, es muy diferente de las comunidades circundantes», dijo Wynne Maggi, un antropólogo que ha estudiado el Kalash.

El festival, el más importante del año, también es un momento para que el liderazgo local de Kalash delibere los desafíos serios que enfrenta la cultura.

Durante muchos años, el Kalash ha estado desconfiando de la amenaza de los militantes islamistas que ven su fe como sacrilegio.

Se enfrentan a amenazas ambientales, también. Los árboles que protegían los valles de las inundaciones causadas por la lluvia y la derretida glacial se están eliminando, a veces ilegalmente, a una tasa alarmante. La escasez de árboles y cambios en los patrones climáticos resultantes del calentamiento global ha resultado en los últimos años en devastadoras inundaciones flash que destruyen los hogares, puentes y cultivos.

Los miembros más jóvenes están dejando el área para conseguir mayores oportunidades educativas y de empleo. Las escuelas del gobierno todos enseñan sobre el Islam, y cada año, algunos jóvenes Kalash deciden convertirse, dicen los lugareños. Un nuevo camino ha facilitado el acceso al área y los turistas visitan cada vez más los valles de Kalash, donde la mayoría de las personas existen en gran parte en una mezcla de agricultura de subsistencia y ganadería.

Saifullah, un líder Kalash, que pasa por un solo nombre, dijo que su mayor preocupación era que las externas compraban tierras para construir hoteles en un esfuerzo para conseguir a los turistas.

Los hoteles que están en o cerca de la tierra considerada sagrada a Kalash, y los alojamientos de propiedad musulmana se consideran privados de la comunidad , No para turístas, lo que ha llevado a resentimientos.

Aslam Baig, de 29 años, que regresó al valle de Lahore, donde trabaja, dijo que muchos jóvenes se han ido a encontrar trabajo.

«Es muy difícil porque no tenemos internet, no tenemos periódicos, y luego tienes que ir a las ciudades para descubrir los trabajos», dijo.

Pero durante las celebraciones de Chawmos, muchos de estos problemas se olvidan momentáneamente.

El Festival culmina con una procesión de antorcha nocturna a través de los pequeños pueblos en los valles de Kalash; Las luces parpadean se marchitan a través de los bosques, empieza el comienzo de una última noche de baile.

El Kalash baila alrededor de una hoguera, vinculando los brazos y cantando oraciones por el próximo año.

Hasta siempre. Carlos Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

(1)= https://www.nytimes.com/2020/12/27/world/asia/pakistan-kalash-chawmos.html?searchResultPosition=1

Read Full Post »

Creo que una manera de ganarle a aquel refran que dice: «Al tiempo le pido tiempo y al mismo tiempo me dice que el tiempo me desenganara.»

Por ello tratar de ver el mundo como un todo tanto en politica (Geopolitica) como en temas culturales que son mas entretenidos o que nos permite entender como son las personas de los diferentes paises o pueblos dentro de un mismo pais.

Ahora quiero dar un vistazo multicultural y compartirlo en mis blogs, basado en algunas fotos y textos cortos o sintetizados que nos permitan dar una leida y/o ver las caracteristicas humanas actuales alrededor de nuestro planeta tierra. «Vistazo multicultural» sera una nueva seccion que quiero compartir en este blog.

Abajo empezamos con PERU, exactamente en la provincia de Chumbivilcas (Cuzco) donde cada vez mas mujeres participan en un evento llamado Takanakuy. Es un evento que algunos lo desaprueban porque tiene partes violentas donde hombres y mujeres pelean entre si; sin embargo los tradicionalistas de Chumbivilcas todavia lo mantienen. Para mi lo mejor seria dividirlo en dos partes: La parte de musica, danzas y comidas que puede ser familiar, separarlo de las peleas que puede ser hecha en un lugar donde puedan acceder adultos. Aunque, personalmente, no le veo mucho sentido que dos luchadores locales (hombres o mujeres) intercambien golpes a puño limpio para celebrar una fiesta regional.

Miles de espectadores, de pie en las gradas del coliseo alrededor de la arena de lucha seguían cada movimiento. Cuando uno de los participantes fue derribado de un golpe limpio hubo vítores. El ganador, sangrando del labio, alzó los puños al aire para celebrar la victoria antes de abrazar a su oponente. (1)

La muchedumbre se quedó quieta cuando al ring subió una nueva participante: Yani López, una mujer del pueblo de Santo Tomás. A diferencia de sus pares varones, que llevaban máscaras y trajes intimidantes, Yani vestía un elegante vestido rojo bordado con flores.

Se había presentado para desafiar a una amiga, Vicentina Yallercco.

El Takanakuy —que en el quechua que se habla en los Andes de Perú significa ‘golpearse mutuamente’— es una tradición particular de la remota provincia peruana de Chumbivilcas. Las pequeñas comunidades andinas, muchas de las cuales no tienen acceso a los cuerpos policiales para resolver disputas, ajustan cuentas una vez al año en un coliseo abierto, con los puños.

La meta final es empezar el año nuevo en paz. Por esta razón, cada pelea —ya sea que participen hombres, mujeres o niños— empieza y concluye con un abrazo.

Los asistentes comparten los alimentos antes de que comience la pelea. Algunos combatientes usan pájaros, cráneos de venado u otros animales muertos sobre sus cabezas como parte de sus trajes tradicionales.

Temprano la mañana de Navidad, miles de vecinos se reunieron en la plaza principal de Santo Tomás, ataviados con trajes muy elaborados, bailaban música regional y compartían la comida.

Mientras otros se unían desde sus casas, la multitud desfiló hacia el coliseo de luchas del pueblo, donde miles de participantes y espectadores —llegados de pueblos cercanos— ya esperaban el inicio de las peleas.

En el estadio, desde las gradas superiores, los espectadores bebían y comían mientras alentaban a los principales peleadores de su región. Varios hombres, envalentonados por el alcohol formaron sus propios círculos de pelea. Aunque algunos participantes se disponían a resolver agravios verdaderos, otros parecían pelear solo por deporte.

Las festividades continuaron un segundo día en el pueblo cercano de Llique, donde las peleas se realizaban en extensas pampas con pasto.

Miles de personas acuden al festival en Santo Tomás cada año.

Había escuchado por primera vez del Takanakuy a través de Jero Gonzales, un fotógrafo peruano apasionado por captar la cultura indígena andina. Nos encontramos la víspera de Navidad en una pequeña central de autobuses en la ciudad de Cusco, nos metimos en un pequeño bus atiborrado y, durante seis horas, nos hicimos camino por una serie interminable de montañas verdes mientras intercambiamos nuestros teléfonos para conversar a través de Google Translate. (1)

Algunos tradicionalistas desaprueban que las mujeres participen en el Takanakuy. Sin embargo, en los últimos años, cada vez más mujeres de Chumbivilcas desafían la costumbre y se animan a pelear frente a la comunidad.

Que tantas mujeres suban al ring, “es algo nuevo”, me dijo Jero. Pero añadió que la mayoría de las personas comprenden que las mujeres tienen todo el derecho de participar.

En los últimos años, han estado participando más mujeres en las luchas, a pesar de que algunos tradicionalistas lo desaprueban.

Entre ellas estaban Yani y Vicentina. Luego de vendarse las muñecas y darse la mano, las mujeres empezaron a girar en el cuadrilátero, intercambiando golpes y patadas ocasionales.

Vicentina se rindió primero y los réferis de inmediato se ubicaron entre las mujeres para dar por terminada la pelea.

Como todos los demás participantes, ellas también acabaron abrazándose, y con sus asuntos resueltos. Estaban listas para empezar el AñoNuevo con una página en blanco.

Takanakuy (Quechua “Taka” trompada o puñete; “takay” golpear, trompear y “nakuy” hacerse mutuamente algo. Es una tradición de la provincia de Chumbivilcas, cercana al Cuzco, en Perú.​ En la cual hay duelos de lucha entre miembros de la comunidad, con oponentes de similares características. Los duelos se usan para arreglar viejas rencillas o simplemente por el deseo de participar de la tradición, todo dentro de un marco festivo (2)​

La música y danza que suele sonar durante la festividad son las Huaylias.​ La práctica tiene sus orígenes en el “Taki Unquy”, que fue una resistencia religiosa y cultural ligada a la dominación española. Este origen es similar al de la danza de tijeras. (2)​

Hasta siempre. Carlos Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

(1)= https://www.nytimes.com/2021/08/09/travel/takanakuy-fighting-festival-peru.html

(2)= https://es.wikipedia.org/wiki/Takanakuy

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: